lunes, 21 de febrero de 2011

Universidades alistan una norma para alumnos con otra capacidad

A fin de implementar los artículos 70 y 71 de la nueva Constitución Política del Estado y otras leyes de reconocimiento de los derechos de las personas con capacidades diferentes, las universidades del país –y todas las escuelas superiores de formación profesional– están a punto de concluir un reglamento de admisión libre para estos bachilleres. 

En junio de 2009, un congreso nacional de universidades, efectuado en Oruro, determinó el ingreso libre de todas las personas con capacidades diferentes a la universidad boliviana. En ese entonces, la Secretaría Ejecutiva de la Federación Universitaria de Docentes anticipó que “de lo que se trata es de lograr medidas de impacto social, sin atentar lo que establece en el estatuto orgánico”.

Este fin de semana, el jefe del departamento de Bienestar Social de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA), Richard Fernández, anunció que desde este año se alista el ingreso a la universidad de 11 bachilleres con capacidades diferentes, una vez que cumplan con los requisitos técnicos y académicos. El ingreso a la vida universitaria –para cualquier carrera– de este grupo de estudiantes se dará luego de la aprobación del reglamento de admisión especial, que se prevé concluya en marzo.

La autoridad académica de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA) aclaró que ese centro pretende aprobar el reglamento hasta marzo. Explicó que un equipo de diez profesionales –entre psicólogos, trabajadores sociales y de otros campos– supervisará y dará la orientación vocacional a los bachilleres “para que puedan seleccionar la carrera adecuada”.

El  reglamento será difundido y socializado con todas las universidades a escala nacional, excepto en la Universidad Gabriel René Moreno de Santa Cruz, que desde el año 2008 ya recibió de forma directa a 18 alumnos con cualidades diferentes.

ALGUNAS VOCACIONES

Desde la gestión 2009, la Escuela Superior de Formación de Maestros Simón Bolívar de La Paz recibió 11 estudiantes con discapacidades visuales y auditivas, quienes se inclinaron por carreras relacionadas a la música. El director de esta escuela informó que la meta que tiene es ampliar las opciones de carreras formativas para este sector de la población estudiantil. “Estamos preparando ocho docentes de la normal, en un convenio con la Agencia Oficial de la Cooperación Técnica del Gobierno Japonés (Jica) para alcanzar una educación inclusiva en el nivel superior, de modo que se ampliará la cobertura a personas con otro tipo de capacidades a partir de 2012”, indicó.


OTROS ESPACIOS

El secretario del Comité Ejecutivo de la Universidad Boliviana (CEUB), Jesús Rojas, informó a Cambio que paralelamente a la determinación de elaborar una reglamentación de ingreso libre de los bachilleres con capacidades diferentes al sistema universitario, se crearán unidades especializadas para atender las necesidades de este grupo que tiene plenos derechos a la educación superior.

“Si existiera objeción de alguna de las autoridades, serán sancionadas con procesos administrativos. De acuerdo con la gravedad de la falta, puede ser una llamada de atención, suspensión temporal hasta la suspensión definitiva del cargo que están ocupando”, comentó.


Más preferencia por la carrera de ciencias sociales


El jefe del Departamento de Bienestar Social de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA),  Richard Fernández, comentó que las carreras más solicitadas por las personas con capacidades diferentes son las del área de las ciencias sociales y también la carrera de Derecho, en el área de las ciencias jurídicas y políticas. “Muchas personas (con capacidades diferentes) piden estudiar Derecho para luchar por la igualdad y equidad, por poner un freno a las situaciones difíciles que les toca vivir. Por ejemplo, comentó que los no videntes solicitan las carreras de Historia, Música, Ciencias de la Educación, Psicología y Lingüística.

El viceministro de Educación Alternativa y Especial, Noel Aguirre, se comprometió a apoyar la formación universitaria de este grupo social.

Anunció que el Estado creará mecanismos de apoyo para facilitar la permanencia y el estudio con intérpretes de lenguaje de señas y otros materiales necesarios.


Superar las barreras arquitectónicas

Las autoridades de Educación saben que para permitir un ejercicio pleno de derechos, la tarea pendiente es superar las barreras arquitectónicas para brindar las condiciones físicas de infraestructura favorables para la inclusión. “Tenemos que comenzar a acostumbrarnos a que existan, por ejemplo, rampas para las personas con sillas de ruedas, todos deberían tener este tipo de condiciones”, señaló el viceministro de Educación Alternativa y Especial, Noel Aguirre. Dijo que esas condiciones deben abarcar todos los espacios.

LENGUAJES Y MEDIOS

Una persona con discapacidad visual utiliza el sistema Braille o de tiflotecnología, que son un conjunto de teorías y de técnicas que permiten el aprovechamiento práctico de los conocimientos tecnológicos aplicados a personas ciegas o con baja visión.

Una persona con discapacidad auditiva utiliza lenguaje de señas, lectura labiofacial y otros medios.

Una persona con discapacidad física se moviliza con  silla de ruedas, muletas, caminador y otros aparatos.

Una persona con discapacidad intelectual requiere de un método y estrategia de aprendizaje especial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario