lunes, 12 de noviembre de 2018

UTO analiza incrementar cupos para recibir a más bachilleres

Autoridades de la Universidad Técnica de Oruro (UTO) analizan incrementar el cupo que tienen las siete unidades facultativas, para recibir a más bachilleres en la gestión 2019, así informó el vicerrector de dicha casa de estudios superiores, Gonzalo Martínez.

La autoridad universitaria, manifestó que los cupos que actualmente tienen las facultades se establecieron hace aproximadamente 10 años, por lo cual se ve la necesidad de incrementar los mismos ante el masivo número de bachilleres que buscan alternativas para su formación universitaria.

Mencionó que además se prevé ampliar la oferta académica, con la creación de nuevas carreras que generen inquietud para estudiar y tengan un mercado laboral dentro el país.

Sostuvo que por ejemplo el desarrollo académico de las cuatro nuevas carreras que puso a disposición de los estudiantes esta gestión la UTO (psicología, mecatrónica, administración financiera y odontología), se observó que se tuvo un 80 % de efectividad en el desarrollo académico, en cuanto al cumplimiento de objetivos.

Aseveró que sin embargo cuando concluya la gestión académica se hará el análisis operativo de las diferentes carreras, ya que por ejemplo en las áreas desconcentradas existió un incremento en la deserción, entonces se deberá analizar cuál es la causa.

Respecto a la infraestructura y equipamiento que tiene que ver con incrementar la cantidad de estudiantes que se pueda recibir, Martínez indicó que existen condiciones en la UTO, sin embargo, no siempre satisfacen todas las expectativas, porque para cubrir todos los requerimientos, debería existir un permanente incremento del presupuesto para mejorar las condiciones en los laboratorios y bibliotecas, entre otros aspectos.

sábado, 10 de noviembre de 2018

Unior premió a los ganadores de su Concurso de Pintura

Algo de destacar en el trabajo que desarrolla la Universidad Privada de Oruro (Unior), para incentivar las artes en la juventud, es el Concurso de Pintura que desarrolla todas las gestiones, ya por 13 años consecutivos, además de brindar la oportunidad a los ganadores de obtener una beca estudiantil, por ello ayer se cumplió con la premiación.

En acto especial, el viernes por la mañana en el auditorio "San Felipe de Austria" de esta casa de estudios, se premió a los ganadores de la XIII versión del Concurso de Pintura de la Unior para estudiantes de secundaria de Oruro, entregando las becas de estudio a quienes se destacaron.

La competencia se desarrolló el sábado 27 de octubre en la plaza "Manuel de Castro y Padilla", donde participaron algo más de 300 estudiantes, generando un marco impresionante de jóvenes artistas que buscaban destacarse en el concurso.

Durante el acto del viernes, se entregaron las Resoluciones Rectorales, otorgando para los primeros lugares de las cuatro técnicas, becas completas de estudios en cualquiera de las carreras de la Unior; para los segundos lugares, media beca y para los terceros lugares, cuarta beca.

El jurado calificador estuvo integrado por Mario Miguez Aguilar y Orlando Canaza en representación del Instituto Superior de Bellas Artes (ISBA) y Norma Campero Gutiérrez de la Unior, quienes después de analizar cada uno de los trabajos en las cuatro categorías, eligieron a los que más se destacaron por su creatividad, equilibrio, color, perspectiva y visión artística.



GANADORES

En la categoría óleo los ganadores son: Primer lugar, Sarahi Mila Silva Agreda (Colegio Americano); segundo lugar, Aurora Canaviri (Nuestra Señora del Socavón) y tercer lugar, Jason Escalante Mendoza (Colegio Americano). Mención honrosa para Alison Lunario (Colegio Americano).

Categoría dibujo: Primer lugar, Abigail Gutiérrez Mamani (Liceo Pantaleón Dalence); segundo lugar, Jhonny Flores Tarqui (Juan Misael Saracho); tercer lugar, Romel Choque Quispe (Santa Claudina Theveneth) y mención honrosa para Jason Escalante Mendoza (Colegio Americano).

En la técnica de acuarela: Primer lugar, María Julieta Escobar Santos (Liceo Pantaleón Dalence); segundo lugar, Pablo Valdez Yave (Santa Claudina Theveneth); tercer lugar, Adriana Liz Gonzales Canaza y mención honrosa para Janet Torrico Landaeta (Santa María Magdalena Postel).

Y en la técnica de témpera: Primer lugar, Lidia Orellana Mollinedo (Nuestra Señora del Socavón); segundo lugar, Kevin Wilder Velasco Aguirre (Nuestra Señora del Socavón) y tercer lugar, Noemí Mamani Villca (Santa Claudina Theveth).

Diplomado de la UTO como modalidad de titulación se dividirá por áreas

El diplomado que impulsa la Universidad Técnica de Oruro (UTO) como modalidad de titulación, se dividirá por áreas y no por carreras, que permita al estudiante mejorar su calidad académica, por ello los temas que se abordarán en los cuatro módulos serán definidos de acuerdo a la Dirección de Postgrado de la universidad y de las facultades.

Así informó el vicerrector de la UTO, Gonzalo Martínez, quien señaló que se busca experiencia, manejo de la tecnología y actualización, pilares fundamentales que están inmersos en el diplomado, por eso será una modalidad de titulación de excelencia.

Mencionó que se exigirá en esta modalidad la asistencia a clases, las prácticas e investigación.

Sostuvo que se determinó preparar los módulos por área, es decir que por ejemplo, un módulo abordará el tema ambiental desde el ámbito de la agronomía pero también la ingeniería, entonces el estudio será más integral.

Las inscripciones a esta modalidad de titulación fenecieron ayer, ya que las clases se iniciarán el 23 de noviembre, para concluir en marzo de la próxima gestión. La autoridad universitaria, informó que se busca además entrelazar el diplomado con la maestría, es decir que los titulados si quieren acceder a alguna maestría que tiene la UTO, podrán hacerlo porque existirá una relación.

Agregó que de esta manera la casa de estudios superiores proporcionará a la sociedad, profesionales con excelencia y capaces de aportar al desarrollo de la región.

Respecto a la calificación, aseveró que los estudiantes que aprueben todos los módulos con buen puntaje podrán titularse de manera directa, en tanto, si algún estudiante reprobará un módulo, deberá repetir el mismo en la segunda versión.

Explicó que el costo de los módulos es de 5.000 bolivianos, que es todo lo que concierne al diplomado, luego los titulados deberán realizar sus trámites respectivos que tienen un valor de aproximadamente 3.000 bolivianos; por lo cual es una modalidad económica que la UTO propone en diferencia a otras, considerando además, que los diplomados tienen un valor más alto.

viernes, 9 de noviembre de 2018

El 'fundraising' internacional, alternativa para la Universidad

DOCENTE FACULTAD CIENCIAS ECONÓMICAS Y EMPRESARIALES - USFX

Con bajo financiamiento público y cada vez mayores competencias asumidas por las universidades, estas deben buscar alternativas para encontrar recursos que financien la enseñanza, la investigación, la interacción, la extensión universitaria y otras funciones colaterales y complementarias que surgieron debido a los cambios existentes en el mundo, que cada vez son más rápidos y exigen que las instituciones de educación superior respondan con acciones pertinentes.

Entonces, en un clima universitario muy adverso financieramente, debemos reconocer que a nivel del Sistema de la Universidad Boliviana nos encontramos desconectados entre la investigación y la enseñanza; entre la educación secundaria y la universidad; entre la universidad y las empresas a través de investigación y tecnología; entre la demanda de empleo y lo ofrecido.

Las universidades deben constituirse en el motor del desarrollo y la prosperidad local, departamental y nacional; sin embargo, no están cumpliendo con ese rol tan importante y muchas de estas deficiencias o desconexiones entre la Universidad y el entorno se deben a que no se cuenta con el financiamiento adecuado para ejecutar todas las acciones necesarias para desarrollo.

Por tanto, en estos momentos de crisis financiera en la universidad, es fundamental mirar hacia la diversificación de ingresos como un medio estratégico para lograr tener instituciones de educación superior más sostenibles financieramente, de tal forma que puedan hacer frente a la enorme presión de las actividades a realizar en la formación de profesionales, en el posgrado, en la investigación, en la interacción y extensión, en la construcción de la infraestructura y del equipamiento de aulas, gabinetes, laboratorios, y de otras actividades adicionales y complementarias a las funciones principales.

El doctor Roberto Escarré, director de la Oficina de Gestión de Proyectos Internacionales de la Universidad de Alicante (España), manifiesta que “existe una tendencia muy evidente de descenso de los fondos públicos de carácter ordinario para la educación superior, que se ve acompañada por un significativo aumento de la financiación a través de entornos competitivos (convocatorias) para universidades”. En este contexto, es fundamental aplicar en nuestra Universidad San Francisco Xavier el “fundraising”, que no es otra cosa que los “diversos mecanismos que se aplican para obtener fondos con los que se realizan proyectos internacionales” (Luis G. Ramos), y de esa manera conseguir recursos que le permitan a nuestra universidad afrontar la investigación, la extensión e interacción y otras actividades académicas. Se puede aprovechar ese aumento en la tendencia a nivel mundial para financiar a las universidades. Esto no lo estamos explotando y vamos perdiendo muchas oportunidades de conseguir financiamiento internacional.

La diversificación de ingresos para la Universidad puede ser con: contratos con empresas para realizar investigaciones y consultorías, cursos o congresos internacionales, presentar proyectos a fundaciones privadas internacionales (Ford, Rockeffeller, Fondo de Anna Frank, Kellog, Fundación Carolina, etc.) y organizaciones internacionales de apoyo y financiamiento a la educación superior (Banco Mundial, UNESCO, AECID, DAAD Servicio Alemán de Intercambio Académico, etc.).

Ahora bien, esta captación de fondos no se consigue de una manera espontánea ni casual; hay que convencer a los donantes por qué tienen que invertir en educación superior, y para ello en la Universidad San Francisco Xavier se necesita voluntad y compromiso de las autoridades superiores; se requiere de una “política universitaria y un plan estratégico de fundraising internacional”, acompañada de un sistema integrado de normas, organización y funciones, además de definir claramente los actores. Solo consiguiendo estos recursos internacionales podremos cumplir adecuadamente con las funciones de la universidad, en estos tiempos en que el Gobierno no cumple con su obligación constitucional de subvencionar obligatoria y suficientemente a las universidades públicas, en especial a San Francisco Xavier.

UASB cita a investigadores

La Universidad Andina Simón Bolívar (UASB) lanzó ayer la VI Escuela de Verano con la temática “Investigación Crítica de la Comunicación en América”, de la Asociación Latinoamericana de Investigadores de la Comunicación (ALAIC), en coordinación con el Viceministerio de Ciencia y Tecnología.

Podrán participar tesistas de posgrado con trabajos de tesis orientados al campo de la comunicación de los diferentes países de la región.

Para la postulación, cuyo plazo fenece el 15 de noviembre, el interesado debe presentar su hoja de vida y el resumen de su propuesta de investigación. Los seleccionados no pagarán por el curso, que se desarrollará del 24 al 30 de marzo de 2019, en La Paz.

El examen de ingreso para la UATF es el 14 de noviembre

De acuerdo con el calendario académico, el examen de ingreso a la UATF será el 14 de noviembre y las preinscripciones cierran el 12 de noviembre.

jueves, 8 de noviembre de 2018

A sus 68 años se gradúa de Derecho y es ejemplo de superación


Florinda Torrico Torrico consiguió salir bachiller a los 38 años y con 68 está a punto de recibirse como abogada de la Universidad Privada Domingo Savio. Lo reconoce, hubo muchas veces en que se acobardó o se sintió intimidada cuando alguna mirada indiscreta la hizo sentir fuera de lugar. Tampoco faltaron los comentarios irónicos por su edad en medio de los jóvenes. Pero así como hubo aspectos malos, también hubo muchos buenos, desde sus compañeros que la ayudaron con las materias “que no le entraban en la cabeza”, hasta docentes que cada vez que faltaba a clases la llamaban y la presionaban para no ‘tirar la toalla’ y volver a las aulas.

Flory goza de buena salud, es muy inquieta, buena conversadora y está acostumbrada a ir de aquí para allá porque gran parte de su vida y su patrimonio los debe a sus andanzas, vendiendo ropa y perfumes que da a crédito.

Su toga y birrete ya están listos para el acto de colación de grado, en total serán 270 los nuevos profesionales, 157 de los cuales corresponden a la carrera de Derecho, entre ellos Flory, quien dejó de ir a la escuela para cuidar a sus hermanitos cuando su padre murió, que trabajó haciendo limpieza, cuidando adultos mayores y vendiendo cosméticos y que pese a que no tuvo el apoyo de su pareja, que echaba llave a la puerta para que no saliera a estudiar, está a punto de hacer realidad su mayor anhelo: ser profesional.

Si bien tuvo que hacer de la vista gorda cuando se burlaban de ella, ahora va a hacer realidad aquel viejo adagio que dice ‘el que ríe último, ríe mejor’. Y Flory va a reír y mostrar su sonrisa más plena y más amplia; se demoró, pero los vaivenes de la vida que la llevaron a uno y otro lado finalmente cedieron; su voluntad fue más feroz.

¿Qué le impidió ser una niña que asiste a un colegio regular?

Perdí a mi padre cuando tenía cinco años, mi madre estaba esperando familia, tenía un hermano que recién estaba aprendiendo a caminar... por eso tuve que dejar la escuela, mi hermana mayor nunca permitió que yo fuera, me traía de los cabellos cuando yo quería ir. Desde mis ocho años me puse a trabajar, de niñera, en la limpieza, actualmente nadie me gana, mi casa es como un espejo, no hay una mancha. Cuando pasaron los años y mi madre ganó el juicio laboral por beneficios sociales que le debían de mi padre fallecido –él trabajaba en una mina en Llallagua (Potosí)–, mamá nos dio todo y no nos faltó nada. Pero a mis 16 mi hermana me llevó a Córdoba (Argentina), ahí trabajé en la casa de unos italianos que me quisieron harto, ellos me pagaban los pasajes para mis vacaciones en Bolivia; gracias a ellos subí por primera vez a un avión.

¿Cuándo es que se decidió a estudiar?

Cuando volví a Cochabamba un vecino, José Contreras, me llevó con engaños a un CEMA y yo me enojé, le dije que cómo pensaba que a mis 20 años iba a entrar al colegio. Sin embargo, me quedé y desde esa vez no hubo un solo día en que no estuviera en la puerta de mi casa para recogerme y llevarme en su bicicleta a mis clases. Sé que ahora él está en Cobija, es médico, y debo decir que me cuidaba como si fuera una flor, me aconsejó: “Nada de amiguitos, nada de revistitas y de novelitas”. Me decía que cuando entrara al baño me llevara un periódico, “porque Bolivia necesita de intelectuales. Tenemos que estudiar Flor, y tú vas a estudiar”. Yo tenía 22 años.

¿Por qué interrumpió de nuevo sus estudios?

Tomé la decisión de casarme y luego mi marido me dijo que las mujeres son para la cocina. Me trajo con engaños a vivir a Santa Cruz y me dejaba en la casa bajo llave. Tuve mi primer hijo y me separé a los tres años, luché y trabajé sola teniendo yo 26 años; me dediqué más que todo a vender cosméticos y los mejores perfumes, así obtuve mi casa, es de tres pisos, la construí en la Villa Primero de Mayo.

¿Y le costó mucho dar el paso hacia la universidad?

Cuando se acabó mi segunda relación me sentí triste, pero después contenta, me había dado a escoger entre permanecer con él o entrar a la universidad. Entonces me dije ‘ahora es mi oportunidad’. Yo no estudié con fines de lucro, elegí Derecho porque veo que para el pobre no hay justicia y quiero ayudar a esas personas gratuitamente.