miércoles, 1 de agosto de 2018

martes, 31 de julio de 2018

UPB propone el cuidado del Desarrollo económico, social y medio ambiental

La Universidad Privada Boliviana (UPB) organizó encuentros con empresarios de Santa Cruz y Cochabamba, en las que a través de las charlas magistrales, a cargo de dos expertos internacionales, propuso al sector alinearse a un enfoque de desarrollo sostenible, de triple línea de base, que tome en cuenta el cuidado no sólo del factor económico, sino también del social y el medio ambiental.

Lo eventos se realizaron en la capital cruceña, inicialmente, y se continuó en la capital cochabambina, donde el presidente del fondo de fideicomiso internacional VIVA Trust, Roberto Artavia, y el director de proyectos del Índice de Progreso Social en Mesoamérica, Javier García, expusieron el tema “Competitividad, sostenibilidad y progreso social en Latinoamérica: el caso de Bolivia”.

Durante su presentación, Artavia mostró los indicadores de competitividad y de balance ecológico de los países de la Latinoamérica, y manifestó que el problema en la región no es la falta de recursos naturales, sino mantener un balance ambiental y un manejo adecuado y equitativo de los mismos, comprometiéndose con los que menos tienen.

Frente a este desbalance manifestó que es necesario cambiar la mentalidad tanto de los gobernantes, como la de los empresarios.

Las empresas requieren de la naturaleza energía, aire, materiales, agua, tierra y a cambio le devuelven calor, gases, desechos, aguas contaminadas y disrupción del hábitat, advirtió el experto.

Destacó que Bolivia sea una de las pocas naciones con balance ecológico positivo en el mundo, sin embargo lamentó que no sea así en el tema de competitividad, en el que ocupa el puesto 121 entre 138 países, y donde sus indicadores vienen decreciendo en los últimos años, en vez de mejorar.

De acuerdo al ranking del Foro Económico Mundial de Competitividad, Bolivia figura en el puesto 103 en cuanto a “requisitos básicos”, relacionados a la institucionalidad, infraestructura, ambiente macro, además de salud y educación primara; el 120 como “promotores de eficiencia”, referida a la educación técnica y superior, mercado de bienes de libre comercio, mercado laboral, desarrollo de mercados financieros y capacidad tecnológica entre otros; y el 132 en “ambiente para la innovación y estrategia sofisticada del negocio”.

En este contexto, el Presidente de VIVA Trust propone un cambio en la política empresarial y de competitividad boliviana, transformación que en un 51% estaría en las manos del sector privado y el resto en las del Gobierno, con el que debe negociar.

A su turno, en el evento de la UPB, Javier García mencionó que el crecimiento económico de la mayoría de los países de la región no está beneficiando a la gran mayoría de la población, por lo que -indicó- apuntar a un desarrollo sostenible inclusivo, que llegue a todos y se preocupe principalmente por la salud y la educación, donde las empresas piensen en modelos de negocios y sistemas innovadores que garanticen que la riqueza que se genera tenga impacto social y calidad medio ambiental.

Artavia observó la desigualdad en la distribución de la riqueza en Bolivia y mostró datos e indicadores que reflejan que apenas el 20% más rico de su población acumula el 50% de la riqueza.

“Lo que se necesita en la región es mayor equidad, solidaridad y felicidad”, señaló al sugerir diversas acciones para llegar al progreso social, material y ambiental, como la de recuperar la confiabilidad de la población, reducir la corrupción y la inmunidad, trabajar en la institucionalidad, en la innovación, adaptarse a los cambios tecnológicos, incluir a los jóvenes (millennials) en las toma de decisiones, excelencia y eficiencia operativa, revolución educativa, emprendimiento, y mantener un acervo de valores arraigados como el respeto, la solidaridad y la honestidad, entre otros.




viernes, 27 de julio de 2018

Video Oferta Academica de la Universidad Tecnica Privada Cosmos

Primera semana de septiembre UPEA retomará movilizaciones

Las movilizaciones de la Universidad Pública de El Alto (UPEA), en demanda de mayor presupuesto, se reiniciarán la primera semana de septiembre, en caso de que el Gobierno no responda a la solicitud de retomar las mesas de diálogo, informó el rector Ricardo Nogales.

Las cartas oficiales para las autoridades gubernamentales fueron enviadas el 19 y 20 de julio y hasta la fecha no se tuvo las respuestas esperadas. Nogales afirmó que la institución continúa en estado de emergencia, por lo que seguirán solicitando la reunión con el Gobierno para encontrar una solución definitiva.

“Hasta el momento, los ministros de Estado no hicieron nada para solucionar el conflicto y tampoco manifestaron su voluntad de reinstalar las mesas de negociación”, manifestó la autoridad universitaria.

Señaló que por el momento el objetivo es que los estudiantes terminen de forma óptima sus semestres, pasando clases sábados, domingos, feriados, hasta que se entreguen las actas de notas y de inmediato empezar el segundo semestre poder rendir los primeros parciales.

Una vez que se cumpla con aquel propósito, Nogales indicó que de no tener respuestas y soluciones concretas a sus demandas, se retomarán movilizaciones. “Volveremos a las calles aproximadamente en la primera semana de septiembre”.

Afirmó que se está tomando en cuenta a los distritos, a través de las juntas de vecinos. También se visitarán las sedes de Achacachi, Viacha, Palos Blancos, entre otros, para que tomen conocimiento de la situación real de la universidad y se unan a la defensa de la institución.

“Hasta el momento, lo único que hizo el Gobierno es dilatar el problema y no dar soluciones, queremos que nos den una propuesta económica que nos permita concluir esta gestión y que sea sustentable en el tiempo (…)”, manifestó Nogales.

Las autoridades de la UPEA demandan al Gobierno central más presupuesto para garantizar el funcionamiento de esa casa de estudios superiores y piden además la modificación de la Ley 195 de Coparticipación Tributaria.

martes, 17 de julio de 2018

UPB rinde homenaje a “Stephan Schmidheiny” y le pone su nombre al edificio de postgrado

En honor a un hombre extranjero, cuya labor y desprendimiento incidió en que el campus de la Universidad Privada Boliviana (UPB) de Cochabamba se haga realidad, la entidad de educación superior le puso el nombre de “Stephan Schmidheiny” a su nuevo edificio de postgrado y de “AVINA” –denominativo de la fundación que él mismo creó- a la infraestructura de sus laboratorios.

El acontecimiento se dio en medio de un solemne acto organizado por la UPB, con la presencia de su rector, Manuel Olave, su vicerrector, Alberto Sanjinés; el directorio de la Universidad, docentes de la casa de estudios superiores y empresarios invitados al evento histórico de la institución.

Stephan Schmidheiny, empresario y filántropo suizo, fundó una organización sin fines de lucro en 1984, Fundes, con el fin de impulsar el desarrollo de pequeñas empresas competitivas y sostenibles en América Latina y así contribuir a la creación de empleo y desarrollo en la región. En 1994 fundó AVINA, una fundación que tiene el objetivo de fortalecer las iniciativas de líderes sociales y empresariales que buscan formas de desarrollo en esta misma región.

“A fin de continuar con su obra, más allá de su vida, el empresario suizo donó todas sus acciones –asegurando la continuidad de su legado– al fideicomiso VIVA Trust. Gracias a él la fundación AVINA donó más de un millón de dólares para el desarrollo de la infraestructura del campus de la UPB de Cochabamba”, explicó Olave.

Del evento participó el presidente de VIVA Trust y de la Fundación Latinoamericana Posible, Roberto Artavia, quien se encargó del corte de cinta de ambos edificios, junto a Javier García, investigador senior del Centro Latinoamericano para la Competitividad y Desarrollo sostenible del INCAE Business School.

“Tanto Stephan Schmidhainy como la fundación AVINA se comprometieron con la UPB porque estaban convencidos que la universidad podría hacer un aporte real al desarrollo sostenible del país, formando a sus estudiantes con valores éticos que les motivaran a liderar emprendimientos productivos para contribuir al desarrollo del país bajo fundamentos claros de sostenibilidad económica, social y ambiental”, sostuvo la principal autoridad de la universidad.

Infraestructuras

El moderno edificio de postgrado de la UPB, combina hormigón armado, aluminio, vidrio laminado y templado, con una fosa central que atraviesa el edificio y una pirámide de vidrio que es una réplica a escala de la pirámide de Keops de Egipto. Cuenta con 13 aulas grandes, 8 pequeñas aulas de estudio, un auditorio para 140 personas y 32 oficinas.

Se trata de una construcción inteligente y amigable con el medio ambiente porque cuenta con un circuito de cámaras cerrado, iluminación LED y un sistema fotovoltaico de energía solar, monitorizado vía internet, que permite el ahorro de luz. En él se imparten programas de Doctorado, Maestrías y Diplomados, cuenta con todas las comodidades tecnológicas para alumnos y docentes, como proyectores interactivos, laboratorios computacionales y de finanzas.

Por otro lado, el edificio de laboratorios del campus es el espacio de formación práctica de la facultad de ingeniarías, donde se albergan más de 20 laboratorios para distintas áreas como electrónica, telecomunicaciones, informática, civil, física, química básica y química fina, bioarquitectura y otras. Estos fueron equipados con una inversión de más de 3 millones de dólares y permiten realizar prácticas para el aprendizaje en pregrado y postgrado.

También cuenta con laboratorios de simulación en geología e Ingeniería Petrolera, dos laboratorios de producción transmedia, uno para la formación de estudiantes y el otro para producir recursos audiovisuales didácticos. En un mismo horario, el edificio puede albergar hasta 400 estudiantes.

“El Edificio de Laboratorios tiene un valor simbólico muy importante para la UPB, es el edificio donde nuestros estudiantes se capacitan para transformar la realidad tangible y dan vida a propuestas productivas innovadoras en proyectos de investigación. Se le puso el nombre de AVINA porque esta la Fundación donó para su construcción y parte de los equipos”, enfatizó Alberto Sanjinés, vicerrector de la UPB en Cochabamba.



viernes, 13 de julio de 2018

Clases en la calle UPEA motivó caos vehicular

Producto de la decisión de salir a las calles a pasar clases por parte de estudiantes de la Universidad Pública de El Alto (UPEA), se ha generado un caos vehicular desde el complejo de Villa Esperanza hasta la avenida Chacaltaya, a lo largo de la vía Juan Pablo II.

Desde tempranas horas de la mañana del jueves, estudiantes de la UPEA, decidieron tomar la principal vía de acceso desde la Ceja hacia la zona de Río Seco, como es la venida Juan Pablo II, como medida de protesta, a causa de la dilatación de la negociaciones entre el Gobierno y esta casa superior de estudios en el tema presupuesto.

Aceras y calzadas

Para el efecto se conformaron grupos de estudiantes de las diferentes carreras, entre varones y mujeres, guiados muchos de ellos por sus docentes, decidieron tomar las aceras en algunos casos y en otros la misma calzada de esta vía, donde lograron pasar clases, aunque de manera informal, durante varias horas en la mañana de ayer.

DOCE PUNTOS

De esta forma se ha podido advertir doce puntos de estos grupos de jóvenes que estuvieron apostados inclusive en las jardineras de la avenida Juan Pablo II, donde al no poder lograr ingresar a las instalaciones de la casa superior de estudios tomaron esta avenida.

Los grupos de estudiantes que comenzaron a tomar esta vía, que se encuentran entre los distritos 4, 5 y 6 comenzaron a realizar sus trabajos desde la altura de la misma UPEA, especialmente en el carril de subida hacia la Ceja, como primer grupo, mientras que en todo el recorrido también estuvieron los estudiantes en las laderas de las aceras, sin dejar pasar los vehículos del servicio público y particulares.

FINAL LOS ANDES

De la misma manera otros grupos pertenecientes a distintas carreras de la UPEA tomaron este sector de la zona de final Los Andes, donde los vehículos del servicio público de minibuses de tomar otras vías, provocaron embotellamientos que duraron por varias horas de la mañana.

Similar problema surgió en entre las avenidas Alfonso Ugarte y la avenida Jun Pablo II, este sitio fue bloqueado por algunos personeros del sector administrativo y docentes universitarios, para lo cual cerraron esta vía con un pasacalles y de esta forma lograr que todo este sector fuera bloqueado.

MOLESTIA

La molestia de la ciudadanía no se dejó esperar, debido a que a esa hora de la mañana, aproximadamente 8:30 horas, donde el ciudadano de a pie tiene el afán de llegar a su fuente de trabajo, tuvo que caminar muchas cuadras aproximadamente desde la UPEA, zona Villa Esperanza, hasta la zona 16 de Julio, desde donde los vehículos del transporte público lograron aprovechar para hacer el acostumbrado e ilegal trameaje.

Muchas fueron las opiniones divididas entre la población, algunos apoyando la decisión de los jóvenes estudiantes de la UPEA y otros criticando la actitud de salir a pasar clases en las calles, provocando perjuicios a las personas.

La medida de los estudiantes duró las primera horas de la tarde, donde la población a falta del transporte de minibuses logró llegar hasta la Ceja a pie y otros tomaron el transporte del teleférico.

Gobierno y UPEA en nuevo cuarto intermedio

Autoridades del Ejecutivo y de la Universidad Pública de El Alto (UPEA) reanudaron ayer el diálogo, que se encontraba en suspenso desde el pasado viernes. Paralelamente los estudiantes tomaron las calles de la urbe alteña para desarrollar sus actividades académicas, como una alternativa de protesta en demanda de mayor presupuesto, para garantizar la continuidad de las labores educativas en esa casa de estudios superiores.

DIÁLOGO

A las 11.30 de ayer autoridades de la UPEA y Gobierno retomaron el diálogo, en el Fondo Nacional de Desarrollo Regional (FNDR), culminando con un cuarto intermedio hasta las 15.30.

En la tarde las partes nuevamente retornaron a la mesa de negociación hasta pasadas las 20.00 cuando se acordó nuevamente ingresar a un cuarto intermedio sin fecha.

En la oportunidad el rector de la UPEA, Ricardo Nogales, manifestó que en la jornada de ayer se continuó con el análisis técnico, por parte del Gobierno, y que una vez se culmine esta etapa recién podrá determinarse el déficit exacto de la universidad.

CLASES EN LAS CALLES

Luego de una sesión del Honorable Consejo Universitario (HCU), realizada el pasado miércoles el comité de movilizaciones de la UPEA, determinó volver a las calles para pasar clases; además se dispuso 30 minutos para socializar el déficit de la universidad y su petición de modificar la Ley 195 de Coparticipación Tributaria.

Desde tempranas horas de la mañana de ayer jueves, estudiantes de la UPEA, decidieron tomar la avenida Juan Pablo II, que es la vía de acceso de la Ceja hacia la zona de Río Seco, como medida de protesta por la dilatación en las negociaciones entre el Gobierno y esta casa de estudios superiores.

Para el efecto se conformaron grupos de estudiantes de las diferentes carreras, entre varones y mujeres, quienes guiados por sus docentes, decidieron tomar las aceras y jardineras, en algunos casos, y en otros la misma calzada de la vía, donde lograron pasar clases, aunque de manera informal, durante varias horas.

MOLESTIA

La molestia de la ciudadanía no se dejó esperar, debido a que a esa hora de la mañana, aproximadamente 8:30 horas, donde el ciudadano de a pie tiene el afán de llegar a su fuente de trabajo, tuvo que caminar muchas cuadras aproximadamente desde la UPEA, zona Villa Esperanza, hasta la zona 16 de Julio, desde donde los vehículos del transporte público lograron aprovechar para hacer el acostumbrado e ilegal trameaje.

Muchas fueron las opiniones divididas entre la población, algunos apoyando la decisión de los jóvenes estudiantes de la UPEA y otros criticando la actitud de salir a pasar clases en las calles, provocando perjuicios a las personas.