martes, 5 de octubre de 2010

Biomédica y mecatrónica, las profesiones del nuevo milenio

Desafíos: La nuevas carreras tecnológicas funcionan en la Universidad Católica Boliviana San Pablo.

L as carreras universitarias de Ingeniería Mecatrónica e Ingeniería Biomédica desafían los nuevos requerimientos de profesionales en el país.

Ambas carreras fueron creadas por la Universidad Católica Boliviana San Pablo y aúnan los conocimientos de hasta cuatro ciencias. La primera va en su tercer año de formación, mientras que la segunda recién empezó a dictarse en enero de este año.

Ingeniería Mecatrónica es una profesión que combina las ingenierías mecánica, electrónica, control e informática. La biomédica es la rama de la ingeniería que aplica los principios de las tecnologías en el campo de la medicina.

El director de la Facultad de Ciencias Exactas e Ingeniería de esta casa de estudios, Giovani Gismondi, explicó que una de las ventajas en ambas carreras es el tiempo de estudio, porque la primera fija sólo nueve semestres para su conclusión, y la segunda, ocho.

Aclaró que la mecatrónica es una nueva disciplina destinada al diseño de productos manufacturados “con miras a formar al ingeniero del milenio”.

Su espectro, señaló Gismondi, no se reduce al mantenimiento de equipos, sino a que el profesional pueda diseñar, manejar, replantear alternativas novedosas para la industria. “Un sistema mecatrónico típico recoge señales, las procesa y, como salida, genera fuerzas y movimientos”.

Por otra parte, el Director informó que quienes se gradúen en esta carrera serán capaces de diseñar y construir equipos médicos, así como intervenir en la gestión o administración de los recursos técnicos de un sistema hospitalario con el fin de hacerla más eficiente. Combinará la experiencia de ingeniería, medicina y fisiología.

Daniel Asturizaga, de 18 años, actualmente cursa el segundo semestre de la carrera de Mecatrónica. “Yo me sentí motivado porque siempre me gustó armar cosas, Rastis y rompecabezas. Además me contaron que en esta carrera se utiliza la mecánica y para esto se tiene que tener mucha imaginación para poder armar cosas. Me gustaría especializarme en robótica del hogar, en realidad, procesos de automatización para hacer más simple la vida de casa”.

Una de las grandes ventajas para Asturizaga es que esta profesión no representará una competencia con otros profesionales, porque se trata de otro tipo de ingeniería en la que se juntan varias ciencias para crear algo superior.

Mirko Vidaurre tiene 18 años y cursa el segundo semestre de la misma carrera. Justifica su elección con su gusto por la mecánica. “Desde que inicié la carrera me llamó mucho la atención la electrónica. Cuando finalice quisiera especializarme en automecatrónica”.

El Director explicó que el objetivo de esta carrera es formar profesionales altamente capacitados en las áreas de biomedicina, electrónica e informática, que sean capaces de analizar, diseñar, implementar, supervisar, adaptar nuevas tecnologías y mantener sistemas biomédicos de acuerdo con la realidad nacional.

Gismondi aseguró que ambas profesiones responden a los requerimientos del mercado laboral de Bolivia.

Los mecatrónicos se titularán en 2011

La malla curricular de la carrera de Mecatrónica contiene materias semestrales para cuatro años y ocho meses. La primera promoción de estos nuevos profesionales se titulará a fines del próximo año con el grado de licenciados.

El director de la Facultad de Ciencias Exactas e Ingeniería, Giovani Gismondi, señaló que el perfil de este profesional es el de uno capaz de desarrollar y administrar sistemas mecatrónicos con el fin de contribuir al desarrollo del país a través del mejoramiento de las industrias.

Los primeros diseñadores del proyecto fueron japoneses y el criterio original fue aunar cuatro carreras clásicas o estándares: ingeniería mecánica, electrónica, informática y sistemas de control. La desventaja residía en que cuando surgía un problema en el diseño debía convocarse a un equipo de profesionales para resolverlo.

Esta carrera, que ya cuenta con unos 150 alumnos, tiene más trayectoria en otros países y toca diferentes campos de la industria, como la autotrónica o la aviónica, que se relacionan con las partes de los vehículos o los sistemas de control de aviones.

Los productos que elaboran los mecatrónicos son, por ejemplo, robots, máquinas controladas digitalmente, vehículos guiados automáticamente y cámaras electrónicas, entre otros diseños.

Hay 32 estudiantes en Biomédica

En nueve semestres, la carrera de Ingeniería Biomédica titulará a su primer grupo de profesionales con el fin, entre otras cosas, de crear instrumental médico electrónico o computarizado. Según el director Giovani Gismondi, actualmente tiene 32 alumnos que aprenden a construir y mantener equipos médicos, prótesis, dispositivos de diagnóstico y de terapia, por lo que entre las materias incluidas en su currícula figuran especialidades como la fisioterapia.

Gismondi aseguró que ésta es una carrera del futuro y se espera que su demanda crezca más rápidamente que la de otras debido a que el envejecimiento de la población también incrementará la exigencia de atención médica y, junto con ella, de mejores sistemas y equipos médicos diseñados por ingenieros biomédicos.

Entre los desafíos, agregó, estará el diseño de sistemas de propósito específico como los de adquisición de datos, de control o de dosificación, así como la construcción de sistemas de análisis y de comunicaciones.


No hay comentarios:

Publicar un comentario