domingo, 29 de noviembre de 2009

Elegir la carrera apropiada tiene 5 pasos clave

Consejos. Los juegos de la niñez son indicadores para saber qué quieren ser de grandes. Los papás deben incentivarlos.

Test. Los tests vocacionales realizados por los psicólogos son más confiables y tienen un margen de error del 10 por ciento.

Ofertas. Las universidades públicas y privadas del país ofrecen al menos cinco carreras nuevas para incursionar en el país.

Decisión. Según los especialistas, los hombres son más indecisos que las mujeres y cambian de carrera con frecuencia.


El fin de año está a la vuelta de la esquina. La mayoría de los establecimientos educativos ya terminaron las clases y, según datos del Ministerio de Educación, hay 125 mil estudiantes de 4° de secundaria que egresarán de los colegios en todo el país. Para los bachilleres y sus papás, el paso del colegio a la universidad se convierte en un momento crucial porque el joven tiene el desafío de elegir una carrera que le guste y en la que se desempeñe con éxito.

Para los casos en los que aún hay indecisión, dos pedagogos y una psicopedagoga sugieren cinco pasos —padres e hijos—, para elegir la profesión acertada.

1 Cuando eran niños, con qué jugaban o qué soñaban ser de adultos. “Desde que son niños se puede percibir qué quieren ser de grandes. Hay pequeños a los que les gusta curar o jugar a que son médicos; ahí, por ejemplo, se podría ver un futuro estudiante de medicina”, explicó la psicopedagoga Carolina Soliz.

Raquel Mendoza, licenciada en Ciencias de la Educación y técnico del Centro Boliviano de Investigación y Acción Educativas (CEBIAE), afirmó que en la niñez es fundamental la intervención de los padres, quienes deben incentivarlos desde temprano en la tendencia que muestren para una profesión.

En la misma línea, el pedagogo Johnny Almanza aseguró que los adolescentes se vinculan a la carrera que quieren estudiar desde que son niños. “Sus papás deben ser la guía para que no se equivoquen en la elección futura”, dijo.

2 El gusto por lo que uno hace es fundamental para que el desempeño de una profesión sea un éxito. Según Mendoza, si un adolescente entra a una carrera que le gusta, con seguridad será buen profesional. La habilidad también es importante, aunque ello se puede adquirir mientras se estudia. “Por ejemplo, a un joven al que le gusta la arquitectura, puede que no tenga la habilidad para dibujar, pero la adquirirá si tiene real interés de aprender”, sostuvo.

Si los jóvenes estudian algo que no les gusta, serán malos estudiantes y, en un futuro, serán “profesionales mediocres y frustrados”, indicó al respecto Soliz.

Además, Mendoza sugirió que los padres eliminen los prejuicios sobre algunas carreras, como arte o música. “‘Si estudias arte te morirás de hambre’, es una de las frases más comunes, pero si eres bueno y te gusta, tendrás éxito, aunque no lo crean”, dijo.

3 Al margen de la pasión por lo que uno quiere ser en el futuro, también debe intervenir la racionalidad y, en este punto, deben colaborar los papás. Mendoza destaca que los padres de familia pueden tener un poco más de visión sobre las carreras que están saturadas y en las que los profesionales sólo engrosan las filas de los desempleados. “Se debe guiar a los hijos para que puedan elegir alguna carrera que tenga futuro, aunque eso no significa que se les imponga la profesión que tendrán”.

Soliz afirma que las carreras técnicas son las que están de moda y quizás tengan más futuro.

4 Los tests vocacionales son fundamentales para saber qué estudiar. “Son veraces y les ayudarán a decidir lo que deben estudiar”, dijo Mendoza. Asimismo, Soliz cree que la mejor forma de saber qué carrera estudiar, es a través de los tests, pero realizados por psicólogos.

Soliz advirtió que hay tests que no son confiables y dan resultados contradictorios. Un ejemplo de éstos es aquel que sugiere al joven estudiar medicina, veterinaria o literatura, carreras poco afines.

Mendoza y Soliz coincidieron en afirmar que el sistema que tienen algunos colegios, de dividir a los alumnos en materias exactas o sociales no suele ser aconsejable porque, primero, los adolescentes pueden escoger uno de los módulos por conveniencia y no por vocación y, segundo, porque algunos podrían no ser muy maduros y no elegir bien.

5 Conocer todo el plan de estudios y las materias que se llevarán es fundamental para evitar la deserción universitaria. Los estudiantes deben obtener información sobre toda la carrera antes de inscribirse, para que no la abandonen.

“Algunos estudiantes a los que les gusta las matemáticas estudian algo relacionado, pero cuando pasan algunas materias que no son de su agrado, terminan abandonando la carrera y pierden años, tiempo y dinero. Es mejor tener amplia información”, recomendó Mendoza.

“Los papás deben ser la guía para que los hijos no se equivoquen en la elección de la carrera que estudiarán a futuro”.
Johnny Almanza, psicopedagogo.

Testimonios

“Tendré el futuro asegurado”
CLAUDIA SILVA Tola.
U.E. Octavio Campero Echazú .

“Este año salgo del colegio y voy a estudiar Ingeniería Petrolera. Decidí estudiar esta carrera porque soy ingeniosa y buena en matemáticas, física y química. Además, porque estoy viendo mi futuro y esta carrera está en boga y habrá mucho trabajo. Tendré mi futuro asegurado. Lo bueno es que decidí sola lo que quería estudiar y mis papás lo único que hicieron es apoyarme y respaldar mi decisión”.

“Muestra el liderazgo”
YARIMA MEDRANO.
U.E. Natalia Palacios.

“Estoy en cuarto de secundaria y este año salgo del colegio. Decidí estudiar Administración de Empresas porque en esta carrera se muestra el liderazgo y el emprendimiento que tiene cada persona. Me di cuenta que quiero estudiar esta carrera porque varios de mis familiares son administradores y me gustaron mucho sus experiencias, aunque también me gustaría estudiar Ingeniería de Sistemas o Ingeniería Comercial, lo voy a analizar”.

“Me va a servir de preámbulo”
MIGUEL DUARTE.
U.E. Natalia Palacios.

“Salgo del colegio y ya tomé la decisión de que voy a estudiar para ser técnico electrónico. Lo que pasa es que yo primero quería estudiar Ingeniería Electrónica, pero la carrera técnica me va a servir como un preámbulo para entrar con más capacidad a la carrera de Ingeniería. He buscado mucha información y por eso he tomado la decisión. Mis primos y mi mamá me han guiado y me han ayudado, pero decidí solo”.

“Pueden generar buenos ingresos”
ZUELEN MARIACA.
U.E. Natalia Palacios.

“Ya estoy pasando los prefacultativos de Ingeniería Petrolera. Decidí estudiar eso porque me gustan las matemáticas, los número y me gusta experimentar en física, es muy interesante. Pero, a la vez, me gustaría estudiar Turismo y Hotelería. Las dos carreras me gustan mucho, pero creo que Ingeniería Petrolera es una carrera nueva y se pueden generar buenos ingresos económicos”.

“No he decidido qué estudiar”
ALEJANDRA ROJAS.
U.E. San Calixto.

“Este año salgo del colegio, estamos a pocos días, pero aún no he decidido qué estudiar, sigo pensando qué es lo que voy a hacer. Desde que era chiquita pensé que iba a estudiar Administración, pero ahora no sé si Administración Turística o Administración de Empresas. No quiero equivocarme en la elección y por eso he decidido tomarme un año y pensar bien qué es lo que voy a hacer y a lo que me voy a dedicar toda la vida”.

“Conozco todo el plan de estudios”
VALERIA MONJE.
U.E. San Calixto.

“Este año salgo bachiller y he decidido estudiar Ingeniería Comercial, porque se asemeja más a la especialidad que quiero tener, que es Comercio Exterior, y por eso la elegí. Conozco todo el plan de estudios y las materias. Vi que podría tener problemas en Cálculo, pero sé que voy a poder. Tengo una tía que estudió Comercio Exterior y le va bien. Me ha gustado mucho y ahora estoy decidida, lo voy a hacer”.


Experiencias de profesionales exitosos

“Hacer lo que a uno le gusta”
DAVID SANTALLA.
Actor y director de teatro.

“Yo siempre tuve la influencia de mi padre, que se dedicaba al teatro. Sus obras estaban en cartelera por más de tres años. Decidí dedicarme a eso porque me gustaba, veía muchas obras, leía mucho y tenía cultura general. Al principio, a mi familia no le gustaba mucho la idea, pero cuando empecé a tener éxito la cosa cambio (ríe). Hay que hacer lo que a uno le gusta”.

“Hay que amar lo que uno hace”
JUAN CARIAGA.
Economista.

“Cuando elegí la Economía como carrera fue por un poco de suerte. En mis tiempos nadie ayudaba ni había tests vocacionales. Mis papás hacían lo que podían. Ahora yo prefiero guiar a los adolescentes a que elijan la carrera correcta, yo lo hice y no me arrepiento. Adoro mi carrera y mi profesión, tengo pasión con lo que hago y siempre debe funcionar así, hay que amar lo que uno hace y a lo que se dedica”.

“Es mejor hacer algo que te gusta”
TONY SUÁREZ.
Fotógrafo.

“Hace 40 años, vivía en Nueva York y estudiaba arquitectura. Trabajaba repartiendo correspondencia en una empresa donde hacían el New York Times. Me empecé a interesar en la fotografía, veía muchas cosas en la calle y me compré una cámara, pero como no sabía usarla, pasé cursos y fui dejando poco a poco la arquitectura. Si dedicas al trabajo un tercio de tu día, es mejor hacer algo que te gusta”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada